Technologies by country

This category contains 16 resources

FABRICATION D’UN ENFUMOIR METALLIQUE A SOUFFLET

Cette fiche présente un modèle d'enfumoir fabriqué par la Plateforme des Apiculteurs des Cataractes, en RDC qui ne nécessite pas de soudures. Vous y trouverez des schémas bien détaillés, des photos et conseils permettant à tous bricoleurs/artisans de se lancer dans des essais de fabrication d'un modèle d'enfumoir simplifié dont l'efficacité a été reconnue par de nombreux apiculteurs.
Cette fiche a été écrite par BNSS en collaboration avec André Makenbo de la Plateforme des Apiculteurs des Cataractes (PLAAC), en RDC.

Construcción de lagunas, cisternas y pozos para el abastecimiento seguro de agua en épocas de sequía para el consumo animal

La crianza de ganado bovino, ovino y caprino requiere de agua para el abastecimiento de los animales. Las fuentes de agua más usadas por los pequeños productores pecuarios son manantiales, arroyos y pequeños ríos. Con el cambio climático, las sequías son más prolongadas y frecuentes provocando el agotamiento de las fuentes naturales de agua. Esto ha producido, en muchas ocasiones, muerte de animales por falta de agua para su abastecimiento, pues animales con nutrición deficiente, sumada a largas caminatas en busca de agua, provoca pérdidas importantes del ganado. El objetivo de esta práctica es asegurar el agua de consumo de los animales y evitar pérdidas en la producción por falta de la misma. La construcción de lagunas, cisternas y pozos son una fuente confiable de agua para los prolongados periodos de sequía que se presentan en zonas de baja pluviometría y limitadas fuentes de agua para el ganado, que se adaptan a las diferentes condiciones de cada predio.

Renovación de plantaciones de plátano cambiando la época y sistema de siembra

Los Ciclones Tropicales y la ocurrencia de considerables volúmenes de precipitaciones, se encuentran entre los eventos meteorológicos más importantes que afectan las provincias de Barahona y Bahoruco entre los meses de junio a octubre. En estas zonas, cuando la siembra se realiza durante los meses de junio y julio, la etapa de floración a cosecha del cultivo, ocurre durante los meses en que usualmente se presentan fuertes vientos y exceso de lluvia, ocasionando la caída y el anegamiento de las plantaciones. Además, en Barahona y Bahoruco, el sistema tradicional de producción de plátano, se caracteriza por el uso de bajas densidades de siembra, manejado como cultivo perenne, exponiendo el cultivo a los efectos negativos de los fenómenos naturales que regularmente ocurren, lo cual ha contribuido con los bajos volúmenes de producción, y la creciente incidencia de plagas y enfermedades, como Sigatoka negra. Tomando en consideración que el plátano se puede sembrar en cualquier época del año, el cambio de época de siembra, utilizando alta densidad de población a un ciclo de producción, es una alternativa para reducir el grave deterioro que se registra permanentemente en las unidades de producción. La siembra durante los meses de febrero a abril, ha resultado ser la de menor riesgo a desastres naturales, de acuerdo a testimonios de productores de la zona. Ya que de esta manera la etapa de floración a cosecha del cultivo, ocurre fuera de los meses en que usualmente se presentan estos fenómenos. La alta densidad se refiere a siembras mayores de 2500 plantas por hectárea. Sin embargo, esta práctica resulta exitosa cuando el sistema de producción se maneja a un solo ciclo de producción, donde obtienen alto rendimiento y una menor incidencia de plagas y enfermedades, lo cual se refleja en mayores ingresos para los productores.

Traslado de animales a lugares elevados para proteger el ganado en zonas afectadas por inundaciones.

La ocurrencia de inundaciones en zonas bajas de la República Dominicana, como es el caso de localidades de la Región Sur (Barahona, Neiba, Jimaní, San Juan, otras) y la Región Noroeste (Monte Cristi, Valverde), provoca daños considerables a la producción pecuaria. Dentro de los efectos negativos más comunes causados por inundaciones se encuentran: el ahogamiento de animales por crecidas de ríos y cañada, la escasez de forrajes para alimentación animal, debido a inundaciones de potreros y la incidencia de enfermedades infecciosas que provocan la muerte de un gran número de animales. Esta realidad ha obligado a los productores a implementar medidas que sean de fácil implementación y de bajo costo, orientadas a reducir las pérdidas de animales como consecuencia de las inundaciones, desbordamiento de ríos y huracanes. Una de las prácticas implementadas para mejorar esta situación lo constituye el traslado de animales a lugares elevados para alojar y proteger el ganado de las especies bovino y ovino-caprino, de los fenómenos naturales mencionados. Esta práctica se ha convertido en una alternativa preventiva para evitar pérdidas de animales y sus producciones, ya que los ganaderos trasladan sus animales a lugares estratégicos con cierta elevación, aprovechando áreas donde exista disponibilidad de forrajes para la alimentación de los animales, durante el tiempo que permanezcan afectados por la inundación.

Construcción de corrales en lugares elevados para proteger el ganado, en zonas afectadas por inundaciones.

Los fenómenos naturales (inundaciones, huracanes) causan daños importantes en los sistemas de producción pecuarios de las zonas vulnerables, tales como: las regiones suroeste, noroeste y nordeste de la República Dominicana. La pérdida de animales, ocasionadas por desbordamiento de ríos, cañadas y presas, así como el incremento en la incidencia de enfermedades infecciosas, provocan la muerte de animales y genera pérdidas económicas cuantiosas para los productores. Una de las prácticas implementadas para mejorar esta situación, lo constituye la construcción de corrales en lugares elevados, con la finalidad de alojar y proteger el ganado de las especies bovino y ovino-caprino de los huracanes e inundaciones. Esta práctica es tradicional, siendo utilizada hace más de 25 años en las comunidades de Villa Elisa y Palo Verde en Monte Cristi; Jaquimeyes y el Peñón en Barahona y Neiba en Bahoruco en la República Dominicana. Dicha práctica es de fácil implementación y constituye una buena alternativa, ya que se pueden utilizar materiales disponibles en las zonas ganaderas (postes, varas, madera). Los corrales deben ser construidos en lugares donde exista disponibilidad de forrajes para la alimentación de los animales, durante el tiempo que permanezcan afectados por la inundación. Con la construcción de corrales en lugares elevados se reducen la pérdida de animales por ahogamiento en 100%, la mortalidad disminuye en 80% y la producción se mantiene más estable en el año.

Material de siembra de alta calidad en la en renovación de plantaciones de plátano y banano

En la República Dominicana la ocurrencia de fenómenos naturales tropicales cuyas principales manifestaciones consisten en vientos huracanados, lluvias torrenciales e inundaciones, entre otras, se torna cada vez más errática e intensa. Estos fenómenos, producidos por lo general en la denominada “época ciclónica, causan daños muy importantes en los sistemas de producción de las musácea en las provincias de Barahona y Bahoruco. Se destacan como daños muy importantes la caída y pudrición radicular de las plantas de plátano y banano. Además, en estas regiones, el sistema tradicional de producción de musáceas comestible, se caracteriza por el uso de material de siembra de baja calidad, esto hace que estos cultivos sean más susceptibles a los efectos negativos de los vientos y a lluvias torrenciales e inundaciones. Esta situación requiere de medidas que sean de bajo costo, funcionales y de fácil implementación, orientadas a la rehabilitación y/o renovación de las plantaciones destruidas por los fuertes vientos y prolongadas inundaciones. En vista de que el material de siembra para estos cultivos es escaso y de baja calidad, unas buenas prácticas para mejorar esta situación, lo constituye la producción rápida de plántulas de plátano y banano bajo sombra controlada a partir de cormitos (cormoplantas). Esta práctica asegura plantaciones vigorosas, uniformes, sin mezcla varietal y libre de plagas y enfermedades.

Prácticas de protección de plantas de banano (Musa AAA) en su fase productiva en la República Dominicana

Las plantas de banano en su fase productiva deben soportar un determinado peso ejercido de forma gradual sobre el pseudotallo y en su parte basal a nivel del suelo proporcionado por el racimo, desde su ubicación y durante su proceso de llenado en la parte superior de la planta. Existe una amenaza de manera permanente y en especial en las épocas de incremento de los vientos, de que ocurran desbalances de posicionamiento en plantas paridas en relación a su gravedad con el suelo y en consecuencia, pérdidas de racimos por caída o doblez de éstas antes de la cosecha si no se realizan labores de apoyo físico que contrarresten las fuerzas en torno a su cuerpo, que precisa permanecer relativamente firme hasta el momento de la recolección de los frutos. Para disminuir la vulnerabilidad de las plantaciones de banano en la fase productiva, cuya salida de floración y de racimos en las plantaciones es continuo en las diferentes épocas del año, se recomienda establecer un sistema de labores de protección física sobre la propia planta, que disminuye la posibilidad de pérdida de unidades productoras y de sus racimos que afectan el retorno económico de la inversión de los productores. Las prácticas a implementar son: el desmane del racimo, incluida la eliminación de la manzana o bellota y el apuntalamiento de la planta parida. Estas labores se deben realizar oportunamente en todos los sistemas de producción para exportación o para el mercado nacional.

Uso de barreras muertas en terrenos de laderas para control de erosión

Las zonas de laderas o montañas de la región sur de la República Dominicana, resultan muy afectadas periódicamente por los efectos negativos de los fenómenos naturales (precipitaciones abundantes, huracanes y vientos), por esta razón, esta región ha sido considerada de alta vulnerabilidad; ya que no se cuenta con instrumentación ni medidas apropiadas para responder a los desastres naturales o reducir sus efectos negativos. Las montañas de la región sur están desnudas o desprovistas de árboles, por esta razón la caída de las gotas de lluvias, no amortiguan antes de llegar al suelo; provocando grandes escorrentías y por ende la erosión de los suelos, dejándolos inservibles para desarrollar actividades agrícolas; ya que la capa vegetal se ha perdido y con ella la fertilidad. Las lluvias de acuerdo a la intensidad (100 mm o más), duración y frecuencia, es el fenómeno natural que afecta con más agresividad los suelos de laderas, por los grandes volúmenes de sedimentos que arrastra. La degradación de los suelos, ha motivado a los agricultores de las laderas a implementar la construcción de barreras muertas en sus fincas y de esta forma reducir las pérdidas por erosión que causan las lluvias.

Uso de variedades de batata como alternativa para control de vientos

Las provincias de Barahona y Bahoruco están localizadas en zonas de depresión que frecuentemente son atacadas por fenómenos naturales, que ocasionan fuerte vientos e inundaciones, ocasionando grandes daños a los sistemas de producción por su vulnerabilidad a estos fenómenos. En los últimos años el cambio climático ha expuesto esta región a huracanes más violento, sobre todo en los meses de agosto, septiembre y octubre. La batata es un cultivo, que por su naturaleza rastrera de su crecimiento la convierte en un cultivo potencial para mitigar riesgos antes estos desastres naturales. En el país se siembran alrededor de 7,000 ha de batata y es necesario incrementar la capacidad para afrontar las adversidades agrícolas a fuerte vientos e inundaciones, a través de la adopción de nuevas variedades y la introducción de prácticas de manejo agronómico. La incorporación de esta tecnología consiste en nuevos cultivos de batata y la incorporación de prácticas agrícolas que permitan prevenir y mitigar la resiliencia de los sistemas agrícolas en caso de fuertes vientos e inundaciones.

Uso y manejo de leguminosas como cobertura de suelos para reducir la vulnerabilidad de los sistemas de producción agrícola en República Dominicana.

En la República Dominicana los suelos dedicados a la producción de cultivos tales como plátano, banano, maíz, habichuelas, yuca, batata, vegetales de varios tipos y frutales, durante un periodo largo de tiempo han provocado la degradación de los suelos. Como resultado de esta acción la productividad de mucho de los cultivos indicados se ha visto reducida y el deterioro del suelo por causa de la erosión se ha incrementado.

Alternativas que se han estado implementando con cierto nivel de éxito en el país es el establecimiento de cultivos de coberturas de leguminosas. Cultivares necesarios a establecer para validar y transferir esta tecnología a técnicos y productores son: Pueraria phaceoloides, Desmodium ovalifolium, Arachis pintoi, Canavalia ensiformis, Stylosantis sp, Neonotonia wightii y Mucuna diringiana.

Para su implementación es necesaria, primero la siembra de los cultivos alimenticios a establecer por los productores, aplicando a éstos las labores culturales propias de cada tipo de cultivo y posteriormente ejecutar la siembra de las diferentes especies de leguminosas que se seleccionen para cada sistema de producción agrícola.

Estas prácticas tienen como objetivo reducir los niveles de erosión mediante el uso y manejo de coberturas de leguminosas en los sistemas agrícolas de República Dominicana

Uso de alternativas forrajeras para mitigar las deficiencias nutricionales en rumiantes durante épocas de sequía o inundación

Un buen programa de alimentación de rumiantes en el trópico, debe estar fundamentado en los pastos y forrajes, siendo los mismos el alimento más económico. Los pastos de corte como son: Merker (Pennisetum ssp.), Tanzania (Panicum máximum Cv. Tanzani), Caña de Azúcar (Saccharum officinarum) y Sorgo Forrajero (Sorghum vulgare) poseen la capacidad de producir mayor cantidad de biomasa, resultando en mayor producción de carne y leche; en el caso de excedentes, se procede a conservarlos en forma de ensilaje y la Transvala (Digitaría decumbes Cv.Transvala) en forma de heno, para ser posteriormente utilizados en los momentos y situaciones críticas. Con esta práctica se reduce las deficiencias nutricionales del ganado en la época de sequía o en momentos de inundaciones de los potreros de pastoreo.

Uso de variedades de guandul tolerante a sequía

En las regiones de laderas de la República Dominicana se cultiva guandul en forma de monocultivos desde la época del descubrimiento de América. Sin embargo, los cultivares tradicionalmente cultivados (Puerto Rico, Kaki, Blanco, Barrosial, Enerito, Haitiano y Mena), presentan serios problemas cuando hay excesos de lluvias o cuando los períodos de sequía son muy prolongados.Los agricultores demandan de nuevas variedades con mayor rango de tolerancia a estrés por sequía y a excesos de humedad. El Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF), para dar respuesta a las inquietudes de los agricultores de zonas de laderas ha desarrollado la variedad de guandul IDIAF Navideño, que puede tolerar sequía por un período de 40-50 días durante la fase vegetativa y puede resistir la humedad del suelo por 30-35 días, sin encharcamiento y estas condiciones no afectan de manera significativa su producción. Además, esta variedad tiene la particularidad de que, es la única variedad de guandul sensible al fotoperíodo que hay en el país, que puede producir dos veces sobre la misma planta, de manera continua; por tal razón, ofrece mayor productividad que las demás variedades cultivadas en el país y un por un período de tiempo más prolongado. Esta variedad puede producir desde noviembre hasta febrero si las condiciones de humedad y de clima son favorables. El objetivo de esta tecnología es introducir la variedad de guandul IDIAF Navideño en regiones con problemas de sequía y excesos de humedad.

Roya del café: utilización de variedades tolerantes

En esta práctica se describe cómo reducir los daños producidos por la roya del café (Hemileia vastatrix Berk & Br) con la sustitución de variedades actuales, por variedades tolerantes a la enfermedad como son las líneas seleccionadas de las variedades Catimor y/o Sarchimor.

Conservación de forrajes ante sequías prolongadas e inundaciones

La sequía, al igual que las inundaciones son fenómenos eventuales que provocan importantes pérdidas económicas y enfermedades que afectan las actividades agropecuarias de República Dominicana a nivel nacional. Entre estas se destacan la reducción de la disponibilidad y calidad de los pastos, causando además la pérdida de peso del ganado por la escasez de pastos y forrajes. Una manera de reducir el impacto negativo de la baja disponibilidad de pastos por sequía o inundación es mediante prácticas de conservación de forrajes para heno y ensilajes, utilizando caja empacadora manual para la fabricación de pacas de heno y bolsas plásticas para conservar el forraje en forma de silo. Estos implementos son de fácil manejo para los productores principalmente para el transporte y almacenamiento en áreas pequeñas de sus fincas.

Buenas prácticas para la prevención y control de la roya del café (Hemileia vastatrix) en la República Dominicana.

La roya del cafeto (Hemileia vastatrix Berk & Br) es la enfermedad foliar más importante del cultivo del café. A pesar de estar presente en casi todas las zonas cafeteras de República Dominicana, su importancia es mayor en las zonas de altura media y baja, donde se ve favorecida por las temperaturas cálidas y ambientes húmedos y lluviosos. Por lo tanto, la aplicación adecuada de las prácticas culturales para el manejo integrado de la roya (MIR), no solo ayudará al manejo de esta plaga sino también al incremento de la productividad de los cafetales.

Manejo de Sigatoka negra (Mycosphaerella fijiensis Morelet) en plantaciones de plátano y banano

En la República Dominicana, la ocurrencia de altas precipitaciones e inundaciones propias de la época ciclónica, causan daños muy importantes en los sistemas de producción de plátano y banano. Entre ellos, el incremento en la presencia de enfermedades como la Sigatoka negra. Esta enfermedad produce necrosis y muerte acelerada de las hojas, provocando madurez prematura, reducción del tamaño del fruto y bajo peso del racimo, ocasionando una reducción significativa en el volumen de producción. Esta situación requiere de un manejo integrado, funcional y de bajo costo, que incluya prácticas culturales orientadas a reducir las condiciones favorables para el establecimiento y desarrollo del patógeno, inducir el vigor de las plantas y eliminar fuentes de inóculo dentro de la plantación.