Uso de macerado de ajo como insecticida sobre larvas de mosca minadora

Resumen

La "mosca minadora" (Liriomyza huidobrensis) es una de las principales plagas de los cultivos hortícolas de la Quebrada de Humahuaca (provincia de Jujuy).

Descripción

El uso de soluciones alcohólicas de bulbo de ajo, como insecticida vegetal, disminuye en un 40% la población de esta plaga, mejorando así la sanidad de los cultivos con el consiguiente aumento de la producción. El macerado de ajo se compone de 500 g de dientes de ajo de descarte; 500 ml. de alcohol etílico; y 500 ml. de agua. De este modo se obtiene la solución madre, la que luego de una semana de reposo, está lista para ser empleada. Para su uso, se diluye la solución madre en 20 litros de agua. La solución resultante se pulveriza sobre plantas atacadas, 2 veces por semana.
Contexto de uso
Este insecticida vegetal fue usado por 15 familias de pequeños productores minifundistas de las localidades de San Roque, Calete y Tilcara (provincia de Jujuy). En las comunidades asentadas en la Quebrada de Humahuaca los recursos económicos más importantes están representados principalmente por la agricultura, artesanía y en menor escala la ganadería. Los sistemas productivos son intensivos en pequeña escala, rara vez superan la hectárea de extensión y están dispersos en valles y quebradas a variados pisos altitudinales y con régimen de precipitación monzónico. En estos agroecosistemas se desarrollan alrededor de 30 cultivos diferentes bajo riego. Estos pequeños predios apenas satisfacen las demandas alimentarias de las familias, generando un muy escaso margen para la comercialización. Las unidades familiares poseen disponibilidad de mano de obra, pero escasez de capital para la adquisición de insumos y otros bienes. Uno de los factores que limitan la producción agrícola está dado por la presencia de insectos dañinos.
Desempeño
Entre los productores de las localidades antes citadas, se implementó el uso de la tecnología propuesta. El macerado de ajo fue usado durante 2 temporadas agrícolas (1997 y 1998), para el control de la "mosca minadora" en cultivo de haba; lográndose la disminución de las poblaciones de esta especie plaga. Anteriormente, este problema era resuelto con el uso de agroquímicos no específicos. Estos alteran el equilibrio de estos agroecosistemas, produciendo la mortalidad no sólo de la especie plaga, sino también de la entomofauna benéfica. Por lo tanto, al no existir control natural, se registran al poco tiempo nuevos focos de mayor abundancia de la especie citada. En términos comparativos, el uso del insecticida vegetal propuesto permite mantener la entomofauna benéfica (parasitoides de L. huidobrensis) y contribuir al control biológico regulando las poblaciones del insecto plaga.
Costo
Salvo el alcohol etílico, los restantes elementos (ajo descarte y agua) están disponibles en los campos y su uso no genera costo alguno. La preparación de 1 litro de solución madre demandaría un costo aproximado de $1,30. En cultivos de haba, realizando aproximadamente 12 aplicaciones durante el ciclo del cultivo, se usaron 12 litros de solución madre ($15,60). El costo de la mano de obra para aplicar el producto puede estimarse en $43,20, para las 12 aplicaciones (1,20 $/hora). En consecuencia, el costo total de utilización de la tecnología ascendió a $58,80.
El uso del insecticida vegetal incrementa la sanidad y producción de los cultivos, lo cual se refleja en el aumento de la calidad de la alimentación y en los ingresos económicos de las familias rurales. Aunque no fue posible hasta el momento cuantificar estas mejoras que este tipo de tecnología produce, sería conveniente investigar los parámetros que permitan obtener información acerca de sus posibilidades para aumentar los ingresos de los productores.
El insecticida vegetal no produce ningún tipo de efecto adverso. Por el contrario, produce efectos positivos en el ambiente y en la calidad de vida del grupo familiar.
Adaptación
El macerado de ajo constituye una tecnología suficientemente flexible como para adaptarse a diversas situaciones. El mismo, puede ser empleado también en otras hortalizas como lechuga, acelga, remolacha y papa con idénticos resultados. Si bien el costo de mano de obra es relativamente importante, no constituiría un factor limitante para la incorporación de esta tecnología ya que en general se utiliza mano de obra familiar. Sería necesario efectuar ensayos que permitan evaluar la efectividad de esta tecnología, disminuyendo la cantidad de alcohol etílico usado. Esto permitiría abaratar el costo del insecticida vegetal.
Palabras clave: Control biológico, ajo, acelga, insecticida,papa, mosca minadora, noctuidos

Países

Argentina

Fecha de creación

Jue, 23/10/2008 - 18:43