Conservación de Suelo y Agua: Empleo de sombra en cafetales

Resumen

En Honduras la siembra de cafetales se realiza de tres maneras: a) como sucesión de uno o varios ciclos de granos básicos, b) después de un descombro premeditado para tal fin y c) como cultivo alternativo en zonas de amortiguamiento, bajo los árboles de sombra (especies coníferas o latifolieadas) que quedan después de un raleo permisible. Se ha demostrado que los árboles de sombra podrían incrementar la sostenibilidad del sistema al mejorar el reciclaje de nutrientes, al aumentar el contenido de materia orgánica, tanto dentro como sobre el suelo, desminuir la erosión hídrica y escorrentía con la presencia de mulch, al producir tazas transpiratorias estables con la regulación de la temperatura del aire la humedad relativa y otros efectos benéficos.

Países

Honduras

Descripción

Uno de los problemas mas agudos que confronta Honduras es la creciente tasa de deterioro de los recursos naturales. Los cafetales no son la excepción a la regla, el establecimiento y desarrollo de un cafetal en el sitio produce cambios drásticos en las condiciones naturales.

Los cafetales se siembran de tres maneras: a) como sucesión de uno o varios ciclos de granos básicos b) después de un descombro premeditado para tal fin y c) como cultivo alternativo en zonas de amortiguamiento, bajo los árboles de sombra (especies coníferas o latifoliadas) que quedan después de un raleo permisible. Afortunadamente más del 95% del área cultivada de café en Honduras está bajo sombra, aún cuando se establezca bajo las condiciones a y b, ya que, simultáneamente o un poco después el caficultor siembra los árboles de sombra sobre todo de leguminosas del género Inga sp.

La agroforestería - término acuñado por Budowsky en Costa Rica en la década del 70 implica un enfoque multidisciplinario entre la agronomía, la forestería y la ganadería. Además, busca la sostenibilidad de los cafetales, imitando la naturaleza, al convertir los monocultivos de cafeto en múltiples cultivos, los que se conocen como sistemas agrosilviculturales permanentes. Los otros cultivos o especies introducidas en el cafetal son árboles maderables, leñosos o frutales. Se ha demostrado que los árboles de sombra podrían incrementar la sostenibilidad del sistema al mejorar el reciclaje de nutrimentos, al aumentar el contenido de materia orgánica tanto dentro como sobre el suelo, al disminuir la erosión hídrica y escorrentía con la presencia del mulch, al producir tazas transpiratorias estables con la regulación de la temperatura del aire, la humedad relativa, y otros efectos benéficos.

Características de un árbol para sombra

Fournier (1979), señala que las especies de sombra deben tener las siguientes cualidades:

Ser de crecimiento rápido.
Buen fuste.
Que mantenga el follaje durante la estación seca.
Que no tenga un follaje excesivamente denso durante la estación lluviosa.
Que no tenga efecto alelopático sobre las plantas de café.
Es conveniente que tenga capacidad de fijar nitrógeno atmosférico.
Que no compita mucho con las plantas de café.
Que no sea atacada por las mismas plagas y enfermedades que afectan al café.
Que su mantillo no altere marcadamente la reacción del suelo.
Que sea fácil de podar.
Que no tenga una copa muy ancha.
Que se adapte a las características físicas, químicas y biológicas de los suelos cafetaleros.
Que produzca madera que tenga un buen mercado.

Tipos y especies de sombra
Sombra temporal

La definición de las especies como temporales o permanentes depende de la región cafetalera, la posición geográfica, el régimen pluviométrico y los aspectos socieconómicos del productor. La especie mas utilizada como sombra temporal son las Musáceas; en las zonas altas y frías se siembran antes que el café o al mismo tiempo, en vista de que las guamas ( Inga spp ) que se emplean como sombra permanente en todo el país, crecen muy lentamente en estas condiciones. No obstante, en muchos sitios, las Musáceas se utilizan como sombra permanente pues son fuente de alimento y su venta genera ingresos económicos muy importantes para el pequeño caficultor.

Se emplean otras especies como sombra temporal, como el gandul, la crotalaria y la higuerilla que, en los primeros años de establecimiento del café, protejen las plantas del viento excesivo y de los rayos solares que afectan su crecimiento, aunque compiten mucho en la demanda de nutrientes, sobre todo la higuerilla. Son muy variadas las especies de Musáceas, (bananos manzano, habanero, dátil); también se utiliza mucho el plátano, sus precios de venta son altos en todo el país. Las distancias de siembra más comunes son de 4x4 ó 5x5 metros, aunque también se toma como referencia la distancia de siembra del café, por ejemplo, se siembra cada cinco plantas de café y cada dos surcos o hileras en el centro de la misma o entrecalle.

Las prácticas de manejo consisten en un deshoje cuando las hojas bajeras cubren los cafetos o cuando senescen y mueren; también, el deshije frecuente y el espaciamiento de los tallos cortados se produce casi durante todo el año, sobre todo en suelos fértiles de zonas bajas de fuertes precipitaciones. Se recomienda mantener la mata o postura con una planta madre (con racimo), una sucesora (de porte mediano) y uno o dos hijos, dependiendo de la fertilidad del suelo o de la intensidad de manejo nutricional de la finca. Es muy conveniente cortar las hojas y los pseudotallos después de la poda y colocarlos transversalmente a la pendiente del terreno para disminuir la erosión del suelo. Esta materia orgánica también aminora la incidencia de malezas, preserva la humedad y estimula la descomposición de los residuos y, por tanto el reciclaje de nutrientes, principalmente potasio, que es extraído fuertemente por esta especie. El empleo de esta práctica tiene desventajas muy importantes que a continuación se mencionan:

¿ Son hospederos de especies de nematodos que también atacan al café, reduciendo mucho la producción del cultivo.
¿ Compiten con el café por la luz, el agua y los nutrientes, disminuyendo así la cosecha sobre todo si no se ralea o regula periódicamente las matas de huerta.
¿ Ocasionan daños a los cafetos en el momento de cortar los racimos y de eliminar el pseudotallo, sobre todo si la operación se hace sin cuidado.
¿ Reducen el área de cultivo para el café.

Sombra permanente

Se considera como sombra permanente aquellas especies de árboles que conviven con los cafetos por mucho tiempo y, dependiendo de esta duración, se emplean diversas especies para estos propósitos, lo cual está en relación a los sistemas de cultivo que se utilicen. En Honduras la especie mas común en los cafetales es la Inga sp. (guama), cuya siembra tiene como propósito principal protección e incorporar materia orgánica al suelo.

En Honduras se conocen de 22 a 24 de especies de Ingas, de las cuales 4 ó 5 se utilizan en el cultivo del café (Inga vera, I. punctata, I. edulis, I. paterna, I. cuaternata). La siembra de las guamas se realiza en bolsas de polietileno cuando hay disponibilidad de semilla, generalmente de julio a septiembre, dependiendo de la zona; se colocan 2 semillas por bolsa y se selecciona la plántula de más vigor, posteriormente, se le proporcionan los cuidados necesarios incluyendo controles de maleza y fertilización; a los 3 ó 4 meses se siembran las plantas en el campo. Es conveniente sembrar primero la sombra (un año antes) y luego el café, dado el lento crecimiento de los árboles de sombra en zonas altas. La siembra se efectúa en las hileras de café para que, al crecer, no sean obstáculo para las labores de manejo del cafetal; los arreglos espaciales recomendados son al cuadro y al tresbolillo, con un distanciamiento de 8x8 a 10x10 metros, dependiendo de la altura sobre el nivel del mar (a mayor altura mayor distancia). Recientemente se está aplicando un principio de agroforestería: sembrar inicialmente a distancias muy cortas (4x4 ó 5x5 m), para incorporar materia orgánica en el momento de realizar las podas o raleos, dejando después de unos 4 ó 5 años, el distanciamiento definitivo de 8x8 ó 10x10 m, con lo que se obtienen poblaciones de 109 y 70 plantas por manzana respectivamente. En los 2 ó 3 años después de la siembra de la sombra es recomendable fertilizar las plantitas para acelerar su crecimiento; pueden usarse las mismas fuentes de fertilizantes y dosis que se utilizan para el café.

Poda de la sombra

En los primeros años, debe realizarse una poda de formación a los árboles, con el objetivo de dejar un solo tronco de 2 a 4 metros y a partir de allí, la copa necesaria. Posteriormente, debe efectuare la poda de aclareo una vez al año para proyectar suficiente luz y dar una buena distribución de la planta en el cafetal, orientándose a descubrir el centro de la copa. Se deben escoger las ramas que estén a una altura conveniente, una a la par de la otra, alrededor del árbol, eliminando con la poda las que se encuentren sobre o debajo de ésta, o sea ,evitar tener sombra sobre sombra (Basagoitía, 1983). El estrato de ramaje del árbol para sombra debe estar de 2 a 3 metros sobre el nivel superior de los cafetos. Es necesario dejar tocones para retardar el proceso de pudrición de la planta, además servirán como puntos de apoyo que facilitarán la movilización del operador.

La poda de la sombra debe realizarse, al menos, una vez por año; si no se hace, la cosecha se reduce considerablemente por la limitada actividad fisiológica de la planta a causa de la falta de luz; además, se crean condiciones muy favorables para enfermedades como el ojo de gallo (Mycena citricolor) que reduce drásticamente la cosecha, pues ataca hojas e incluso frutos. Otro hecho importante que justifica la regulación de sombra, es el aporte de nutrientes que se producen al mineralizarse la materia orgánica que se genera con la poda..

 

игровые автоматы резидент Резидент resident bananasgobahamas book of ra