La jícama (Pachyrhizus erosus)

Resumen

Esta información se recopiló con los agricultores de la comunidad Las Lomas, Colomoncagua en Intibucá, Honduras, acerca del cultivo y uso de la Jícama (Pachyrizus erosus) con fines de generación de ingresos, control de malezas y mejoramiento de las condiciones físicas del suelo. El cultivo en la zona se realiza para cubrir una demanda específica de consumo regional de tubérculo en el mes de diciembre, aparentemente el cultivo tiene alto potencial de exportación pero hasta ahora el mercado se mantiene a nivel regional.

Descripción

Descripción de la zona

Para la realización de este estudio se tomó como ejemplo, el caso de la comunidad, Colomoncagua, Intibucá, fronterizo con el Salvador en la zona occidental de Honduras. Esta es una zona donde predominan arbustos de muchísimas especies, pastizales con leguminosas rastreras de los géneros Centrosema, Crotalaria y Mimosa. En esta zona abunda la Thitonia diversifolia. También se observa el cultivo de Vigna y Phaseolus lunatus conocido como frijol chilipuca.
¿ Altitud: 200 m.s.n.m.
¿ Temperatura: 20-32oC.
¿ Precipitación: 2000mm por año, el período lluviosos comprende desde mediados de Mayo hasta Octubre.
¿ Suelos: Regosoles con abundantes piedras en la superficie.

Los cultivos de la zona además de la jícama son maíz, maicillo, ajonjolí y frijol común en menor escale. También se observa la ganadería extensiva como parte importante del ingreso familiar.

Como se realiza la práctica

La preparación del suelo para la siembra incluye la limpia o chapia del terreno, alinear o carrilear los rastrojos de cultivos anteriores y la roturación del suelo usando tracción animal (bueyes). Los agricultores llevan a caba dos pases de arado de madera para formar los surcos en donde irá la semilla, generalmente los agricultores seleccionan los terrenos franco arenosos en donde se observan abundantes piedrecitas en la superficie, de acuerdo a ellos estos son los mejores terrenos para el cultivo de la jícama.

La siembra se lleva a cabo en los meses de Julio y Agosto y normalmente la jícama va en monocultivo. No obstante en lotes en donde hay buena germinación de la semilla se puede asociar con maíz o maicillo en un sistema donde ambos cultivos producen sin afectarse por la presencia del otro. La distancia de siembra es de 60cms entre surcos y 15cm entre plantas. Con estas medidas se obtiene una densidad teórica de 75-77 mil plantas por manzana y una densidad real que depende de la calidad de la semilla. La mayoría de los agricultores obtiene la semilla en poblados salvadoreños, se siembra manualmente colocando una semilla por postura y en el borde del surco para que quede en tierra suelta y el tubérculo se desarrolle favorablemente.

Después de la siembra el cultivo requiere poca atención, en esta comunidad se realiza una limpia 30 días después de la siembra, la jícama cubre el terreno completamente (a los 2 y medio meses) y rara vez es necesario llevar a cabo una segunda limpia; los agricultores mencionan que es suficiente llevar a cabo un raleo de las pocas malezas que quedan. La cosecha se hace a finales de noviembre, la formación del tubérculo toma 5 meses. En esta época inician las ferias patronales de la mayoría de los pueblos fronterizos lo que representa un mercado seguro para el producto.

Algunos agricultores siembran plantas cerca delas casas con el objetivo de tener su fuente de semillas, estas plantas deben tener una atención especial y proporcionarles una enramada o tutores para que puedan enredarse y producir vainas en abundancia. Para cosechar la semilla los agricultores siembran en mayo y cosechan las vainas secas en el mes de diciembre y enero, cada vaina tiene un promedio de 9 semillas y una planta bien cuidada puede dar más de 3 libras de semilla.

El momento ideal para la cosecha es cuando se observa la tierra rajada y si hay un amarillamiento de la planta, la cosecha se realiza de forma manual utilizando la macana que es una herramienta que se entierra en el terreno haciendo presión para sacar el tubérculo de la jícama. Normalmente la cosecha se realiza en forma escalonada ya que sin facilidades de almacenamiento la jícama puede permanecer fresca solo por 8 días, en cambio en el campo puede permanecer por varias semanas más conservando su sabor.

Usos del follaje

El producto comercializable de la jícama es el tubérculo, quedando el follaje en el terreno cubriéndolo hasta la próxima siembra. Con frecuencia los tubérculos se transportan en matates o redes utilizando su mismo follaje para protección pues se llevan en mulas hasta los pueblos más cercanos. La remoción de follaje por esta vía puede representar aproximadamente un 10% del total del follaje producido, el resto se incorpora al suelo durante la preparación del mismo el siguiente año, ya en estado seco.

Los agricultores mencionan que al año siguiente hay muy buena producción de maíz en los terrenos en donde se cultiva la jícama. Según estudios la cantidad de follaje que queda en el terreno es de 9.1-12.1 ton/ha en base a materia seca que equivale a 197.8-289.5 kg de N/ha más otros elementos como Ca, Mg, K y P, la fijación de Nitrógeno se estima entre 162 y 215 Kg de N/Ha.

Costos de producción y rendimientos de la jícama por manzana

En cuanto a rendimientos en la zona de Las lomas se produce un promedio de 192 quintales (1 quintal equivale a 100 libras) con 200 tubérculos de diferente tamaño por manzana. El precio va desde 5Lps por los tubérculos de mayor tamaño, 3Lps los medianos y 1Lp los pequeños (0.07-0.33 de US $), lo cual hace de la jícama un cultivo bastante rentable.

Varios autores mencionan que la eliminación de las flores en el período de crecimiento resulta en una producción de tubérculos con mayor peso.

Formas de consumo

En esta zona al jícama se consume como fruta refrescante en la época calurosa, se consume la parte interior blanca que es jugosa y de sabor moderadamente dulce a bien dulce, así como su consumo en forma de verdura, en sopas o como ensalada agregándole sal y limón. También como aperitivo al freir las rebanadas o conservarlo en vinagre con cebolla y chile.
La jícama contiene aproximadamente 20 mg de vitamina C, además el tubérculo presenta un buen contenido de carbohidratos y minerales como calcio, hierro y fósforo.

Conclusiones
Se necesita investigar sobre aspectos de mercado y posibilidades de exportación del tubérculo, es importante mencionar que tal como se maneja en la zona la jícama es un cultivo completamente orgánico.
Se necesita realizar trabajos sobre producción y mejoramiento de semilla y el manejo agronómico del cultivo.

 

Más información

CIAT, laderas. Base de datos, CD-rom. 1998, Tegucigalpa. Honduras

SORENSEN, M. Promoting the conservation and use of underutilized and neglected crops. International Plant Genetic Resources Institute.1996

Países

Honduras

Fecha de creación

Lun, 10/11/2003 - 17:43

Archivos Adjuntos

AdjuntoTamaño
Icono de documento de Microsoft Office Cultivos de Jicama.doc74.5 KB