Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF)

El Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF) es la institución estatal responsable de la ejecución de la política de investigación y validación agropecuaria y forestal de la República Dominicana. Fue creado como organismo descentralizado del Estado Dominicano, mediante la Ley 289 en 1985.

 El IDIAF tiene como objetivo principal dirigir y ejecutar la política de investigación científico - tecnológica del Sector Público Agropecuario y Forestal del país, que promueve el desarrollo del sector y la generación, adaptación y transferencia de tecnologías.

Para ello, el IDIAF cuenta con cuatro centros de investigación enfocados al mejoramiento genético, protección vegetal y pecuaria, fitotecnia, manejo de los recursos naturales, agua y suelo, entre otras áreas. Así mismo el IDIAF ofrece información actualizada sobre la agricultura dominicana a investigadores, técnicos y productores agropecuarios, estudiantes, así como al público en general, a través de sus centros de información y documentación distribuidos e interconectados en todo el país. 

El IDIAF desarrolla cuatro programas de investigación enfocados en la seguridad alimentaria, desarrollo rural, mercados y competitividad, Además brinda servicios de capacitación, consultoría, asistencia técnica especializada con el fin contribuir a elevar el nivel tecnológico de los productores agropecuarios y forestales, y de esta forma incrementar los niveles de producción y productividad de los rubros más importantes para el desarrollo económico y social del país.

Contacts: 
Contact person: 
Richard Ortiz, Encargado del Departamento de Difusión del IDIAF
Contact email: 
País: 
Dominican Republic

Technologies from Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF)

 

Gestão da Sigatoka Negra (Mycosphaerella fijiensis Morelet) nas plantações de bananeiras

Na República Dominicana a ocorrência de chuvas de elevada intensidade e de inundações é frequente no período dos furações, causam estragos significativos nos sistemas de produção de banana. De entre estes, pode destacar-se o aumento da incidência de doenças como a Sigatoka negra. Esta doença causa a necrose e morte acelerada das folhas, induzindo a maturação prematura, a redução do calibre do fruto e do peso do cacho, causando uma diminuição significativa no volume de produção. Esta situação necessita de uma gestão integrada, funcional e de baixo custo, que inclui práticas culturais destinadas à mitigação das condições favoráveis para o estabelecimento e desenvolvimento da doença, ao aumento do vigor da planta e eliminação de fontes de inóculo dentro da plantação.

Práticas de proteção de bananeiras (Musa AAA) na sua fase de produção, República Dominicana

Em fase de produção, as bananeiras devem suportar o peso exercido sobre pseudocaule e sua base ao nível do solo, desde a formação do cacho até à sua maturação. Existe uma ameaça permanente, em especial na estação mais ventosa, de haver desequilíbrios de peso e de posicionamento das plantas e haver perdas de cachos, por queda ou “acamamento” antes da colheita, se não for feito algum tipo de suporte físico que o contrarie. Para reduzir a vulnerabilidade das plantações de bananeiras, recomenda-se um conjunto de práticas que reduzem os riscos de perda de bananeiras e seus cachos e consequentes efeitos sobre o retorno económico dos produtores. As práticas a serem implementadas são: desbaste de pencas, a remoção do “coração da bananeira” e o tutoramento. Estas práticas deverão ser realizadas em todas as explorações de banana para exportação ou para o mercado nacional.

Boas práticas para a prevenção e controle da ferrugem do Cafeeiro (Hemileia vastatrix), República Dominicana

A ferrugem do Cafeeiro (Hemileia vastatrix Berk & Br) é a mais importante das doenças da folha do Cafeeiro. Apesar de estar presente em quase todas as zonas de produção de café da República Dominicana, a sua importância é maior nas áreas de média e baixa altitude, onde é favorecida pelas temperaturas quentes e ambientes húmidos e chuvosos. Assim, a aplicação adequada das práticas culturais para Gestão Integrada da Ferrugem (GIF), não só irá ajudar a controlar a doença, como tenderá a aumentar a produtividade das plantações de café.

Ferrugem do cafeeiro: utilização de variedades tolerantes

Esta prática descreve como reduzir os estragos causados pela ferrugem do cafeeiro (Hemileia vastatrix Berk & Br), através da substituição das variedades existentes por variedades tolerantes à doença, tais como as linhagens selecionadas das variedades Catimor e/ou Sarchimor.

Construcción de lagunas, cisternas y pozos para el abastecimiento seguro de agua en épocas de sequía para el consumo animal

La crianza de ganado bovino, ovino y caprino requiere de agua para el abastecimiento de los animales. Las fuentes de agua más usadas por los pequeños productores pecuarios son manantiales, arroyos y pequeños ríos. Con el cambio climático, las sequías son más prolongadas y frecuentes provocando el agotamiento de las fuentes naturales de agua. Esto ha producido, en muchas ocasiones, muerte de animales por falta de agua para su abastecimiento, pues animales con nutrición deficiente, sumada a largas caminatas en busca de agua, provoca pérdidas importantes del ganado. El objetivo de esta práctica es asegurar el agua de consumo de los animales y evitar pérdidas en la producción por falta de la misma. La construcción de lagunas, cisternas y pozos son una fuente confiable de agua para los prolongados periodos de sequía que se presentan en zonas de baja pluviometría y limitadas fuentes de agua para el ganado, que se adaptan a las diferentes condiciones de cada predio.

Renovación de plantaciones de plátano cambiando la época y sistema de siembra

Los Ciclones Tropicales y la ocurrencia de considerables volúmenes de precipitaciones, se encuentran entre los eventos meteorológicos más importantes que afectan las provincias de Barahona y Bahoruco entre los meses de junio a octubre. En estas zonas, cuando la siembra se realiza durante los meses de junio y julio, la etapa de floración a cosecha del cultivo, ocurre durante los meses en que usualmente se presentan fuertes vientos y exceso de lluvia, ocasionando la caída y el anegamiento de las plantaciones. Además, en Barahona y Bahoruco, el sistema tradicional de producción de plátano, se caracteriza por el uso de bajas densidades de siembra, manejado como cultivo perenne, exponiendo el cultivo a los efectos negativos de los fenómenos naturales que regularmente ocurren, lo cual ha contribuido con los bajos volúmenes de producción, y la creciente incidencia de plagas y enfermedades, como Sigatoka negra. Tomando en consideración que el plátano se puede sembrar en cualquier época del año, el cambio de época de siembra, utilizando alta densidad de población a un ciclo de producción, es una alternativa para reducir el grave deterioro que se registra permanentemente en las unidades de producción. La siembra durante los meses de febrero a abril, ha resultado ser la de menor riesgo a desastres naturales, de acuerdo a testimonios de productores de la zona. Ya que de esta manera la etapa de floración a cosecha del cultivo, ocurre fuera de los meses en que usualmente se presentan estos fenómenos. La alta densidad se refiere a siembras mayores de 2500 plantas por hectárea. Sin embargo, esta práctica resulta exitosa cuando el sistema de producción se maneja a un solo ciclo de producción, donde obtienen alto rendimiento y una menor incidencia de plagas y enfermedades, lo cual se refleja en mayores ingresos para los productores.

Traslado de animales a lugares elevados para proteger el ganado en zonas afectadas por inundaciones.

La ocurrencia de inundaciones en zonas bajas de la República Dominicana, como es el caso de localidades de la Región Sur (Barahona, Neiba, Jimaní, San Juan, otras) y la Región Noroeste (Monte Cristi, Valverde), provoca daños considerables a la producción pecuaria. Dentro de los efectos negativos más comunes causados por inundaciones se encuentran: el ahogamiento de animales por crecidas de ríos y cañada, la escasez de forrajes para alimentación animal, debido a inundaciones de potreros y la incidencia de enfermedades infecciosas que provocan la muerte de un gran número de animales. Esta realidad ha obligado a los productores a implementar medidas que sean de fácil implementación y de bajo costo, orientadas a reducir las pérdidas de animales como consecuencia de las inundaciones, desbordamiento de ríos y huracanes. Una de las prácticas implementadas para mejorar esta situación lo constituye el traslado de animales a lugares elevados para alojar y proteger el ganado de las especies bovino y ovino-caprino, de los fenómenos naturales mencionados. Esta práctica se ha convertido en una alternativa preventiva para evitar pérdidas de animales y sus producciones, ya que los ganaderos trasladan sus animales a lugares estratégicos con cierta elevación, aprovechando áreas donde exista disponibilidad de forrajes para la alimentación de los animales, durante el tiempo que permanezcan afectados por la inundación.

Construcción de corrales en lugares elevados para proteger el ganado, en zonas afectadas por inundaciones.

Los fenómenos naturales (inundaciones, huracanes) causan daños importantes en los sistemas de producción pecuarios de las zonas vulnerables, tales como: las regiones suroeste, noroeste y nordeste de la República Dominicana. La pérdida de animales, ocasionadas por desbordamiento de ríos, cañadas y presas, así como el incremento en la incidencia de enfermedades infecciosas, provocan la muerte de animales y genera pérdidas económicas cuantiosas para los productores. Una de las prácticas implementadas para mejorar esta situación, lo constituye la construcción de corrales en lugares elevados, con la finalidad de alojar y proteger el ganado de las especies bovino y ovino-caprino de los huracanes e inundaciones. Esta práctica es tradicional, siendo utilizada hace más de 25 años en las comunidades de Villa Elisa y Palo Verde en Monte Cristi; Jaquimeyes y el Peñón en Barahona y Neiba en Bahoruco en la República Dominicana. Dicha práctica es de fácil implementación y constituye una buena alternativa, ya que se pueden utilizar materiales disponibles en las zonas ganaderas (postes, varas, madera). Los corrales deben ser construidos en lugares donde exista disponibilidad de forrajes para la alimentación de los animales, durante el tiempo que permanezcan afectados por la inundación. Con la construcción de corrales en lugares elevados se reducen la pérdida de animales por ahogamiento en 100%, la mortalidad disminuye en 80% y la producción se mantiene más estable en el año.

Material de siembra de alta calidad en la en renovación de plantaciones de plátano y banano

En la República Dominicana la ocurrencia de fenómenos naturales tropicales cuyas principales manifestaciones consisten en vientos huracanados, lluvias torrenciales e inundaciones, entre otras, se torna cada vez más errática e intensa. Estos fenómenos, producidos por lo general en la denominada “época ciclónica, causan daños muy importantes en los sistemas de producción de las musácea en las provincias de Barahona y Bahoruco. Se destacan como daños muy importantes la caída y pudrición radicular de las plantas de plátano y banano. Además, en estas regiones, el sistema tradicional de producción de musáceas comestible, se caracteriza por el uso de material de siembra de baja calidad, esto hace que estos cultivos sean más susceptibles a los efectos negativos de los vientos y a lluvias torrenciales e inundaciones. Esta situación requiere de medidas que sean de bajo costo, funcionales y de fácil implementación, orientadas a la rehabilitación y/o renovación de las plantaciones destruidas por los fuertes vientos y prolongadas inundaciones. En vista de que el material de siembra para estos cultivos es escaso y de baja calidad, unas buenas prácticas para mejorar esta situación, lo constituye la producción rápida de plántulas de plátano y banano bajo sombra controlada a partir de cormitos (cormoplantas). Esta práctica asegura plantaciones vigorosas, uniformes, sin mezcla varietal y libre de plagas y enfermedades.

Prácticas de protección de plantas de banano (Musa AAA) en su fase productiva en la República Dominicana

Las plantas de banano en su fase productiva deben soportar un determinado peso ejercido de forma gradual sobre el pseudotallo y en su parte basal a nivel del suelo proporcionado por el racimo, desde su ubicación y durante su proceso de llenado en la parte superior de la planta. Existe una amenaza de manera permanente y en especial en las épocas de incremento de los vientos, de que ocurran desbalances de posicionamiento en plantas paridas en relación a su gravedad con el suelo y en consecuencia, pérdidas de racimos por caída o doblez de éstas antes de la cosecha si no se realizan labores de apoyo físico que contrarresten las fuerzas en torno a su cuerpo, que precisa permanecer relativamente firme hasta el momento de la recolección de los frutos. Para disminuir la vulnerabilidad de las plantaciones de banano en la fase productiva, cuya salida de floración y de racimos en las plantaciones es continuo en las diferentes épocas del año, se recomienda establecer un sistema de labores de protección física sobre la propia planta, que disminuye la posibilidad de pérdida de unidades productoras y de sus racimos que afectan el retorno económico de la inversión de los productores. Las prácticas a implementar son: el desmane del racimo, incluida la eliminación de la manzana o bellota y el apuntalamiento de la planta parida. Estas labores se deben realizar oportunamente en todos los sistemas de producción para exportación o para el mercado nacional.