Apicultura Orgánica, experiencias y procedimientos para la certificación

 

En la segunda discusión con la apicultura orgánica como eje central, les invitamos a comentarnos sobre las experiencias que tienen los apicultores de diferentes países sobre algunas prácticas que diferencian esta forma de apicultura, de la apicultura convencional. En la actualidad los apicultores orgánicos representan un importante número de los apicultores totales, pero ¿Qué características tienen los apicultores orgánicos? En la práctica esto queda sujeto directamente a certificaciones que avalúan a un producto y le otorgan la denominación de orgánico. La invitación es a contarnos sobre su experiencia respecto de prácticas en la apicultura orgánica y como estos manejos y procedimientos derivan en una certificación.

Comentarios

Imagen de MÓNICA CEPEDA

Buen día Camilo

En Colombia, contamos con la reglamentación para Apicultura Organica del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la norma establece los requerimientos para acceder a la Certificación, sin embargo, el certificador es un ente privado. Actualmente son escasos los productores que se certifican, se considera que la norma es muy exigente y la certificación muy costosa, esfuerzos, que por lo menos en mi país no se ven reconocidos económicamente.

La norma que se debe tener en cuenta es la siguiente:

Resolución 148 de 2004: "Por la cual se crea el Sello de Alimento Ecológico y se reglamenta su otorgamiento y uso"

Resolución 187 de 2006 "Por la cual se adopta el Reglamento para la producción primaria, procesamiento, empacado, etiquetado, almacenamiento, certificación, importación, comercialización y se establece el Sistema de Control de Productos Agropecuarios Ecológicos (el cual derogó la Resolución 0074 de 2002)"

Resolución 36 de 2007: "Por la cual se modifica la Resolución 148 del 15 de marzo de 2004."

Saludos,

Mónica

Hola Mónica, muchas gracias por tu interesante comentario.

En Chile  hay alrededor de 21.478 colmenas orgánicas, con una producción promedio de 22 kilos por colmena, de la producción nacional que se exporta es cercana al 45% de la miel orgánica producida.

En el país cualquiera sea el producto orgánico que se comercialice, debe contar con un sello orgánico en su envase y el de la empresa certificadora correspondiente. La entidad encargada de certificar o autorizar a las empresas certificadoras es el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Actualmente la Ley n° 20.089 establece las normas del Sistema Nacional de Certificación de Productos Orgánicos Agrícolas.  http://www.sag.cl/sites/default/files/Ley_reglamento_version_dic2011.pdf  (Titulo 7, página 59). Esta ley proporciona dos formas de certificación: certificación individual y certificación en grupo.

Hay apicultores que han tenido buenos resultados con un sistema orgánico y ven beneficios en los productos obtenidos, por el aumento en el valor que otorga esta certificación, pero también está la otra parte que lo considera una forma complicada de producir, principalmente por la restricción en productos químico para combatir varroa.

Un gran saludo!

 

 

Imagen de Rodrigo Medellín

Estimado Camilo,

Te comento que en México, existe la Ley de Productos Orgánicos y su reglamento, les comparto dichos documentos; cabe mencionar que se trata de certificar principalmente el proceso más que el producto, la transición de miel convencional a miel orgánica es de un año cumpliendo con la normativa aplicable. Es importante señalar que en muchos casos, si bien, si se paga más por el producto orgánico, los intermediarios se llevan la mejor parte, de ahí la importancia de impulsar el apoderamiento de la cadena productiva por parte de los productores.

Sin más por el momento les mando un cordial saludo.

 

Imagen de Jesús Manzano

Apicultura Ecológica en España

La apicultura ecológica, se puede definir de manera sencilla como un compendio de técnicas, que afectan a la ganadería y a la agricultura, y que excluyen normalmente el uso de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc., con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

Normativa

La agricultura ecológica se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, en que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica "Agricultura Ecológica", que fue de aplicación hasta la entrada en vigor del Reglamento (CEE) 2092/91 sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.Actualmente, desde el 1 de enero de 2009, fecha en que ha entrado en aplicación, la producción ecológica se encuentra regulada por el Reglamento (CE) 834/2007 el Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga en el Reglamento (CEE) 2092/91 y por los Reglamentos: R(CE) 889/2008 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones de aplicación del R(CE) 834/2007 con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y control y R(CE) 1235/2008 de la Comisión por el que se establecen las disposiciones de aplicación del R(CE) 834/2007 , en lo que se refiere a las importaciones de productos ecológicos procedentes de terceros países. (Ver apartado "Documentos de interés/Legislación").

Control

En España, el control y la certificación de la producción agraria ecológica es competencia de las Comunidades Autónomas y se lleva a cabo mayoritariamente por autoridades de control públicas, a través de Consejos o Comités de Agricultura Ecológica territoriales que son organismos dependientes de las correspondientes Consejerías o Departamentos de Agricultura, o directamente por Direcciones Generales adscritas a las mismas.

No obstante, las Comunidades Autónomas de Andalucía y Castilla La Mancha, han autorizado organismos privados para la realización de estas funciones y, en el caso de Aragón, las autoridades competentes han designado una autoridad de control pública y han autorizado a su vez organismos de control privados.

Como distintivo para que el consumidor pueda distinguir en el mercado los productos de la agricultura ecológica, todas las unidades envasadas, además de su propia marca y alguna de las menciones específicas de la agricultura ecológica, llevan impreso el código de la autoridad y organismo de control o un logo especifico, con el nombre y el código de la entidad de control. También puede ir impreso el logo comunitario de la AE que figura al principio de la esta página, que será obligatorio, en un nuevo diseño, a partir del 1 de julio de 2010, en las condiciones establecidas en la normativa.

Todo ello significa que la finca o industria donde se ha producido o elaborado el producto, está sometida a los controles e inspecciones correspondientes de la Autoridad o del Organismo establecido al efecto en la respectiva Comunidad Autónoma. Constituye, a su vez, la única garantía oficial de que el producto responde a la calidad supuesta por el consumidor y cumple las normas establecidas en el Reglamento (CE) 834/2007 y sus disposiciones de aplicación.

Para mayor Información sobre las autoridades y organismos de control de la producción ecológica en cada una de las CCAA, ver apartado "Documentos de interés/información general de interés relacionada con la agricultura ecológica".

La apicultura es una actividad importante que contribuye a la protección del medio ambiente y a la producción agroforestal mediante la acción polinizadora de las abejas. La condición de los productos apícolas como procedentes de producción ecológica está estrechamente vinculada tanto con las características del tratamiento de las colmenas como con la calidad del medio ambiente. Esta condición depende también de las condiciones de extracción, elaboración y almacenamiento de los productos apícolas.

Cuando un productor explote varios asentamientos apícolas, todos ellos deberán cumplir la normativa de producción agraria ecológica, no obstante, un productor podrá tener algún colmenar que no cumpla las condiciones de la ubicación del asentamiento, pero tendrá que cumplir el resto de requisitos dispuestos en la normativa. El producto obtenido en ese colmenar no podrá venderse con referencias a métodos de producción ecológicos.

Claves a controlar en la apicultura ecológica:

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y MANEJO ZOOTÉCNICO

•       Las abejas

•       Localización y dimensión de los colmenares

•       Tipo de cajas

•       Trashumancia

•       Renovación de la cera y conservación de los cuadros estirados

•       Alimentación

•       Mejora genética y reproducción

SANIDAD

•       Control de la varroasis

•       Síndrome de despoblamiento de las colmenas

Las abejas

En la selección de las razas deben tenerse en cuenta su capacidad de adaptación a las condiciones locales, su vitalidad y su resistencia a las enfermedades. Se dará preferencia a la utilización de razas europeas de la Apis Mellifera y a sus ecotipos locales.

Los colmenares deberán constituirse mediante la división de colonias y la compra de enjambres o colmenas procedentes de unidades que tengan certificación ecológica. Existen una serie de excepciones, siempre con sujeción al período de conversión:

•       En caso de gran mortandad de colmenas por enfermedad o catástrofe, cuando no haya colmenares disponibles de producción ecológica, siempre con sujeción al período de conversión.

•       Para la renovación anual de los colmenares, podrá incorporarse a la unidad ecológica cada año un 10% de abejas reinas y enjambres que no cumplan la normativa ecológica, siempre que las abejas reinas y enjambres sean colocados en colmenas con panales o láminas de cera procedentes de unidades cuya producción sea ecológica. En dicho caso, no se aplica el período de conversión.

Los colmenares

La ubicación de los colmenares deberá cumplir con los siguientes requisitos, salvo en las zonas donde no haya floración o cuando las colmenas estén en reposo:

•       Contar con suficientes fuentes de néctar natural, mielada y polen para las abejas, así como el acceso al agua.

•       Elegirse de forma que, en un radio de 3 kilómetros, las fuentes de néctar o de polen sean fundamentalmente cultivos producidos ecológicamente y/o vegetación silvestre.

•       Mantener una distancia suficiente de las fuentes de producción no agrícola que puedan dar lugar a contaminación, como por ejemplo centros urbanos, autopistas, zonas industriales, vertederos, plantas incineradoras, etc.

Alimentación de las abejas

Para asegurar una buena alimentación de las colmenas, al final de la estación productiva, se deberán dejar reservas de miel y de polen suficientemente abundantes para pasar el invierno. No obstante, se podrá autorizar la alimentación artificial de las colonias, únicamente entre la última recolección de miel y los quince días anteriores al siguiente período de afluencia de néctar y de mielada, cuando se encuentre en peligro la supervivencia a causa de condiciones climáticas extremas.

La alimentación artificial deberá hacerse con miel ecológica, preferentemente de la misma unidad ecológica. Se deberá llevar un registro de este tipo de alimentación en el que aparezca: tipo de producto, fechas, cantidades y colmenas en las que se ha empleado.

Profilaxis y tratamientos veterinarios

En apicultura, la profilaxis se basará en la prevención de infecciones y el fomento de la resistencia a enfermedades, como pueden ser:

•       elegir poblaciones resistentes,

•       la renovación periódica de las abejas reinas,

•       la inspección sistemática de las colmenas para detectar a tiempo las situaciones sanitarias anómalas,

•       el control de los zánganos en las colmenas (deriva y pillaje),

•       la desinfección periódica de materiales e instrumentos,

•       la destrucción del material y fuentes contaminados,

•       la renovación periódica de la cera,

•       el suministro a las colmenas de provisiones suficientes de miel y de polen.

Si a pesar de todas esas medidas preventivas las colmenas enfermaran o quedaran infestadas, deberán ser tratadas inmediatamente y, cuando sea necesario, trasladadas a colmenares de aislamiento. La utilización de medicamentos veterinarios en la apicultura deberá ajustarse a los siguientes principios:

• Se deben utilizar preferentemente productos fitoterapéuticos y homeopáticos, siempre que sus efectos resulten eficaces.

• Si el empleo de los productos arriba mencionados resultara poco eficaz o tuviera muchas probabilidades de no ser eficaz para erradicar una patología o infestación que amenazara con destruir las colonias, se podrá utilizar medicamentos alopáticos de síntesis bajo la responsabilidad de un veterinario, está prohibida en todos los casos la utilización de medicamentos alopáticos de síntesis química como tratamiento preventivo.

• Se podrán utilizar, en los casos de infestación por Varroa jacobsoni, el ácido fórmico, el ácido láctico, el ácido acético y el ácido oxálico y las siguientes sustancias: mentol, timol, eucaliptol o alcanfor.

• Además de los principios anteriormente expuestos, podrán autorizarse los tratamientos veterinarios o tratamientos de las colmenas, panales, etc., obligatorios con arreglo a la legislación nacional o comunitaria.

• Mientras se aplique un tratamiento con productos químicos alopáticos de síntesis, deberán trasladarse las colonias tratadas a colmenares de aislamiento, y toda la cera deberá sustituirse por cera ecológica. Posteriormente, a esas colonias se les impondrá un período de conversión de un año.

• Siempre que deban emplearse medicamentos veterinarios, y antes de que los productos se comercialicen como ecológicos, habrá que registrar claramente y declarar al organismo o autoridad de control el tipo de producto (indicando entre otras cosas su principio activo) junto con información sobre el diagnóstico, la posología, el método de administración, la duración del tratamiento y el tiempo de espera legal.

Métodos de gestión zootécnica y de identificación de los colmenares

Queda prohibida la destrucción de las abejas en los panales como método asociado a la recolección de los productos de la colmena.

Quedan prohibidas las mutilaciones como cortar la punta de las alas de las abejas reinas. Se admitirá la sustitución de la abeja reina mediante la eliminación de la antigua reina. Únicamente se admitirá la práctica de la eliminación de las crías machos como medio de contener la infestación por Varroa jacobsoni.

Queda prohibido el uso de repelentes químicos sintéticos durante las operaciones de recolección de la miel.

Deberá registrarse la ubicación de los colmenares y la identificación de las colmenas. Deberá informarse a la Oficina Comarcal Agraria, o entidad similar, del traslado de los colmenares en un plazo acordado. En el registro de los colmenares deberá constar toda retirada de la parte superior de las colmenas y las operaciones de extracción de la miel.

Se pondrá especial cuidado en garantizar una extracción, una elaboración y un almacenamiento adecuados de los productos apícolas.

Características de las colmenas (cajas) y materiales utilizados

Las colmenas deberán estar hechas fundamentalmente con materiales naturales que no comporten riesgos de contaminación para el medio ambiente ni para los productos de la apicultura. Dentro de las colmenas sólo podrán usarse sustancias naturales, como el propóleo, la cera y los aceites vegetales, además de los productos autorizados para el tratamiento de las enfermedades.

La cera de los nuevos cuadros deberá proceder de unidades de producción ecológica. No obstante, la autoridad y órgano de control podrá autorizar el uso de cera de abeja que no proceda de dichas unidades, en particular en el caso de nuevas instalaciones o durante el período de conversión.

Queda prohibida la recolección de miel en panales que contengan crías.

Se admiten los tratamientos físicos como la aplicación de vapor o llama directa. Para limpiar y desinfectar los materiales, locales, equipo, utensilios o productos utilizados en la apicultura, únicamente se admitirá el uso de las siguientes sustancias, además del agua y el vapor:

  • hipoclorito de sodio (lejía líquida).
  • sosa y potasa cáustica.
  • ácido cítrico, paracético, fórmico, láctico, oxálico y acético.
  • jabones de potasa y sosa.
  • peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y alcohol.
  • esencias naturales de plantas.
  • cal, cal viva y lechada de cal.
  • formaldehído.
  • carbonato de sodio.

____

Saludos compañeros

Jesus Manzano

Estimados Rodrigo y Jesús muchas gracias por vuestros interesantes aportes.

Sin duda la certificación apunta a un público diferenciado con exigencias diferentes, pero como bien señalas Rodrigo, en la actualidad el producto está generando mayores ganancias a los intermediarios y no a los productores, siendo una vía para abordar este tema, el incentivar el consumo interno de miel orgánica por los beneficios que esta posee. Sin duda Jesús, la normativa y condiciones para realizar una apicultura orgánica es necesaria, y su realización por medios públicos que agilicen y faciliten ese proceso es primordial, cómo también lo es cada uno de los aspectos que señalas (alimentación, manejos sanitarios, ubicación del emplazamiento, etc) para obtener una certificación y un producto que cumple con aquellos estándares. 

Un gran saludo 

Hola amigos apicultores,

Mi nombre es César estoy actualmente en un centro de innovación en México, mi proyecto se describe en la liga de abajo junto con una breve encuesta, estamos enfocados en mejorar la vida de las abejas y con ello, mejorar la calidad de los apicultores.

Éxito en sus trabajos y gracias por su tiempo.

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdlpGCmG1v9UQnMcGiI_6g0aNfXBZRl...